Etiqueta: Collective Intelligence

Crear e implementar un sistema de teletrabajo

El Teletrabajo como medida de contención y preventiva en la expansión del COVID-19 (Coronavirus)

Aunque sea de rebote, y por situación extrema, la realidad y la lógica han derribado los muros de contención y la zona de confort donde residían la mayor parte de los directivos, empresas y Administraciones Públicas hasta el momento respecto al Teletrabajo.

Cabe decir, ante todo, que cada empresa, persona así como administración pública ofrece una micro realidad distinta y muy diversa, este artículo ni pontifica ni desea universalizar un sistema, propone uno. Este se escribe desde la experiencia y el conocimiento personal en varias materias (gestión de personas y equipos, transformación digital y experiencia laboral y directiva).

Dejando, al margen, el análisis y la opinión personal de los antecedentes, urge ponernos a trabajar para implantarr con la mayor rapidez, eficacia y eficiencia un sistema de Teletrabajo.

En este artículo os ofrezco una orientación, una reflexión, una propuesta de sistema y unas herramientas para hacerlo posible con la mayor brevedad. El mismo, va dirigido a la microempresa (1-9) que en su mayoría no dispone de la estructura ni de los recursos, ni del tiempo de análisis para llevar a cabo.

Estas líneas que habéis leído se corresponden con la “Introducción” del Documento. A continuación podéis descargaros el documento completo [Descarga no encontrada]

Ciberseguridad (I)

Este es el primer artículo, de una serie, de consejos básicos para mejorar nuestra seguridad informática

Todos los datos demuestran que los ataques informáticos se han incrementado exponencialmente en los últimos años, tanto a empresas privadas, a administraciones públicas, así como en el ámbito doméstico (hogares).

Según el INCIBE (Instituto Nacional de Ciberseguridad), el 95 % de las incidencias en ciberseguridad se deben a errores humanos. Se aprovechan del desconocimiento en términos de seguridad informática.

A esta práctica se la conoce como Ingeniería Social; consiguen información confidencial, acceso a varios sistemas de información e incluso credenciales a través de la manipulación de los usuarios.

[ngg src=”galleries” ids=”13″ display=”basic_thumbnail” thumbnail_crop=”0″]En otros artículos explicaré las técnicas utilizadas en la práctica de la Ingeniería Social: phishing, vishing, baiting, smishing, redes sociales.

En este artículo, el primero de una serie que iré publicando en próximas fechas, os traslado algunos consejos básicos en lo relativo a las contraseñas que utilizamos para acceder a multitud de plataformas y aplicaciones informáticas y tecnológicas en nuestra cotidianidad.

  1. Evitemos que las contraseñas tengan menos de ocho caracteres.
  2. Utiliza letras y números, también mayúsculas y minúsculas. Es aconsejable utilizar, incluso, símbolos. Siempre intercalados.
  3. Evita que sean fácil (ejemplo: 12345678)
  4. Evita utilizar referencias personales (ej. fecha de cumpleaños, de aniversarios, nombres de familiares, etc.)
  5. No utilices la misma contraseña, siempre se puede cambiar.
  6. Si te cuesta recordarlas todas, puedes utilizar los gestores de contraseñas, los hay gratuitos y seguros que facilitan, de manera integrada, los accesos.

Para que seáis conscientes de la importancia de los consejos anteriores, existen bases de datos con los “passwords” más utilizados, os sorprenderíais sabiendo que si no os esforzáis para mejorar vuestras claves de acceso, las que hoy estáis utilizando pueden estar en estas bases de datos. Es cuestión de tiempo, si no mejoráis vuestras contraseñas, que podáis tener un susto.

“XXII”, la nova revista de Ciència i Tecnologia de les Terres de Lleida

El futur té molts noms. Per als dèbils és impossible. Per als temorosos, és desconegut. Per als valents és oportunitatAlex Moga

Grup SEGRE ha donat un pas al davant liderant  la edició i publicació de la primera Revista de Ciència i Tecnologia de les Terres de Lleida. La revista XXII

[ngg src=”galleries” ids=”12″ display=”basic_thumbnail” thumbnail_crop=”0″]El passat 15 de febrer, va veure la llum el primer número d’una nova revista, aquesta de Ciència i Tecnologia, que fica en valor el treball i el talent de les Terres de Lleida. Una revista en la línia de mostrar el treball que el sector empresarial, productiu, universitari i d’altre desenvolupa.

Com podrem veure, conéixer i constatar, Lleida no vol perdre la oportunitat de pujar-se al tren de la cuarta revolució industrial.

Amb aquest nou magazine, també hi haurà un espai redactat per mi “the Digital Transformation” que té com a objectiu compartir el coneixement de les tecnologies emergents i alhora oferir oportunitats per als lectors i no perdre la batalla de la Transformació Digital.

Podeu llegir la publicació del meu espai “the Digital Transformation” fent click aquí 

 

El win-win de la mediocridad

Todos caminamos hacia el anonimato, solo que los mediocres llegan un poco antesBorges

¡En una sociedad de blanco o negro, sin matices, la mediocridad gana, el talento pierde!

¡En una sociedad en la cual las personas pierden la empatía, la mediocridad gana, el talento pierde!

¡En una sociedad en que los relatos se ofrecen como verdades absolutas, la mediocridad gana, el talento pierde!

¡Una sociedad que glorifica la “dictadura” de Twitter empodera la mediocridad, el talento pierde!

¡En una sociedad en que la mediocridad se empodera como poder transversal, el talento pierde adeptos!

Cuando la mediocridad gana, cualquier relato suena bien, encorsetan y apartan el talento para su NO progreso, se genera así una sociedad que abraza los relatos que permiten empoderarse, a los mediocres, de su razón absoluta.

La victoria de la mediocridad comporta la entronación de valores superficiales, materialistas e hiperpersonalistas. Por el contrario, se van perdiendo los valores que impregnan sociedades de talento.

Con este arquetipo de sociedad nos alejamos del talento. Los liderazgos de esta sociedad emergen de decisiones construidas en la mediocridad, alejadas del talento. Las decisiones, de estos liderazgos, se originan en los focos de la victoria que lidera esa sociedad. Las consecuencias en el futuro, pues, son imprevisibles.

El lector, haciendo un ejercicio de sentido común, se puede preguntar ¿Y porqué el talento no gana a la mediocridad? El talento no hace postureo, el talento es empático, el talento se solidifica en criterios académicos, científicos, empíricos e innovadores con argumentaciones que van mucho más allá de lo que cabe en 140 caracteres. El talento invierte su tiempo, no lo pierde en una sociedad de postureo y mediocre. Sucede, entonces, que la mediocridad desdibuja a aquellas personas que amenazan su reinado.

Pero, y aquí el “win-win”, ¿cómo sabemos qué o quiénes forman parte de la mediocridad y qué o quiénes forman parte del talento? ¿Cómo podemos llegar a diferenciar tal situación, sí como he mencionado anteriormente, estamos empoderados de nuestro relato como verdad absoluta y liderados por la mediocridad?

Miguel Ángel Furones, en un su artículo titulado ¿por qué triunfan los mediocres?, en mi opinión acertadamente, traslada el presente de los mediocres a comportamientos que van más allá su labor no consiste tanto en prosperar como en evitar que otros prosperen. Una estrategia que le puede permitir incluso llegar a algún puesto de responsabilidad. Y una vez en el mismo, todo le resultará más fácil. Ya solo tiene crear un equipo formado por personas que jamás le hagan sombra”.

Y después de la gestión de su presente, yace la herencia que hace frente de manera obsesiva, y más perjudicial si cabe, “Esta obsesión puede alcanzar tal nivel de vileza que, en algunos casos, cuando dejan su puesto y eligen a un sucesor, aterrados ante la idea de que su mediocridad pueda quedar desenmascarada ante los aciertos del mismo, suelen nombrar a alguien más mediocre todavía”. 

Y por contradictorio que parezca, es y será el talento (skills), en sociedades avanzadas y líderes, quién lidera y liderará proyectos diferenciadores, innovadores y ganadores.

¡Reivindico ir más allá del ruido que nos rodea! profundicemos en aquel silencio que habla, y ejemplifica con sus logros la coherencia de sus palabras. O de otra manera, la prueba de hechos. 

 

Los principios de la Inteligencia Artificial (AI) – EEUU

En el mes de marzo de 2019, el presidente Donald Trump firmaba la “Iniciativa Estadounidense sobre la IA” con el objetivo de liderar esta tecnología en los próximos años. Cabe decir que países como China, Canadá o Francia hace un tiempo que adoptaron estratégicamente este posicionamiento.

Con la “Iniciativa Estadounidense sobre la IA” se establecieron cinco puntos claves sobre los que se sustentaba la citada Iniciativa gubernamental. Estos eran:

  1. Redirigir los fondos: la orden obliga a las agencias federales de fondos a priorizar las inversiones en inteligencia artificial
  2. Crear recursos: tratará de ofrecer datos federales, modelos y recursos informáticos a los investigadores de IA
  3. Establecer normas: obligará al Instituto Nacional de Normas y Tecnología de EE. UU. a crear normas que fomenten el desarrollo de “sistemas de IA estables, sólidos, confiables, seguros, portátiles e interoperables”
  4. Formar a los trabajadores: pedirá las agencias que prioricen la preparación de los trabajadores para los cambios provocados por la IA a través de los programas de formación, especialización y becas
  5. Actuar en el plano internacional: requerirá una estrategia de colaboración internacional que garantice que la inteligencia artificial se desarrolla de manera coherente con los “valores e intereses” estadounidenses

Cabe decir, como antecedente, que en 2016, bajo la presidencia de Barack Obama, se elaboró un informe gubernamental sobre la Inteligencia Artificial (podéis acceder a él desde aquí).

Después de multitud de crítica, de expertos, académicos y políticos americanos, ante la pasividad de la Casa Blanca respecto a la Inteligencia Artificial, el pasado 11 de enero se publicó la Orden que sustenta el Decálogo (los principios) que las agencias gubernamentales deberán cumplir cuando trabajen con la Inteligencia Artificial. 

El decálogo recoge diez principios que son los siguientes:

  1. Confianza pública en la IA. El Gobierno debe promover aplicaciones de IA fiables, sólidas y fidedignas.
  2. Participación pública. La sociedad debería tener la oportunidad de dar su opinión en todas las etapas del proceso de la elaboración de normas.
  3. Integridad científica y calidad de la información. Las decisiones políticas se deben basar en la ciencia. 
  4. Evaluación y gestión de riesgos. Las agencias deben decidir qué riesgos son aceptables y cuáles no.
  5. Beneficios y costes. Las agencias deben sopesar los impactos sociales de todas las regulaciones propuestas.
  6. Flexibilidad. Cualquier enfoque debe poder adaptarse a los rápidos cambios y actualizaciones de las aplicaciones de IA.
  7. Trato justo y sin discriminación. Las agencias deben asegurarse de que los sistemas de IA no discriminen.
  8. Divulgación y transparencia. La sociedad confiará en la inteligencia artificial solo cuando sepa cuándo y cómo se utiliza.
  9. Seguridad y protección. Las agencias deben mantener seguros y protegidos todos los datos utilizados por los sistemas de IA.
  10. Coordinación entre las agencias. Las agencias deben hablar entre ellas para ser coherentes y previsibles en las políticas relacionadas con la IA.

El director de Tecnología de EE. UU., Michael Kratsios, afirmó: “Los principios regulatorios de EE. UU. para la IA ofrecen orientación oficial y reducen la incertidumbre para los innovadores acerca de cómo su propio Gobierno aborda la regulación de las tecnologías de inteligencia artificial”.

Con este decálogo se expone abiertamente, después de mucho tiempo exigiéndolo, un marco regulatorio sobre la Inteligencia Artificial. En uno de mis artículos, publicado hace pocos días, ponía de manifiesto la necesaria regulación y una aplicación ética ante una amenaza latente y progresiva a nivel mundial como es la Inteligencia Artificial (podéis leer el artículo haciendo clic aquí).

En otras latitudes, el Parlamento Europeo está en trámites de una marco regulatorio para la Inteligencia Artificial. Os avanzo que es marcadamente importante los enfoques diferenciados con los que se ha presentado este marco europeo en diferencia con el estadounidense. 

Por el momento, podéis descargos el Decálogo, estadounidense, de la Inteligencia Artificial. En el futuro iremos ampliando información.

Descargar “WhiteHouse-ArtificialIntelligence2020 .pdf”

White-House-AI.pdf – Descargado 199 veces – 214 KB

Si deseáis ampliar la información de este artículo, la fuente del cual ha sido MIT Technology Review, podéis acceder a la web que explica mucho más detalladamente los objetivos, disposiciones, prioridades y demás, haciendo clic aquí