Categoría: Individualizacion

clanes y tribus

Entre clanes y tribus

Hace unos años estudié dos posgrados en la Universitat de Lleida; uno, de Estudios sobre la Juventud y, el segundo pobre Políticas para la Juventud. Nunca llegué a imaginar que me servirían de tanto.

Unos de los mejores antropólogos que hay en Catalunya fue profesor mío, y sin duda, me fascinó su tesis y conceptualización sobre “las tribus urbanas”. Aún guardo toda la documentación de los mismos. Hasta ese momento, cuando me hablaban de Tribus solía clasificarlas y estereotiparlas bajo conductas primitivas y ancestrales. El primer Posgrado me enseñó que la Tribu (sin hacer caso a su etimología) venía a ser un concepto de clasificación social y conductual derivado y sujeto a culturas y segmentos de población más o menos homogéneas. Evidentemente, lo hacía en el entorno de la antropología social del término y de la sociedad.

Años después, comencé a entender (después de muchas horas de estudio, dedicación y trabajo) que quería decir Clan. La tipología de organizaciones, disciplina interna y actitudes derivadas de la jerarquía, es de los indicadores más válidos para poder saber más de la trascendencia léxica y del uso social que se hace de esta palabra. Cuando me hablaban de clanes visualizaba conductas de principios del siglo XX. Para ser sincero, la industria cinematográfica, publicaciones varias y la TV habían influido en mí implícitamente. Me había dejado llevar por aquello que decían.

En la actualidad intento estudiar, informarme, documentarme y sobre todo aprender continuamente para entender un poco más la sociedad, el mundo y la globosfera de las palabras. Me gusta ser crítico, reflexivo y justo con los análisis y opiniones que expando. De aquellos dos postgrados, aún hoy saco algunas conclusiones; la primera, hay que aprender de los mejores. De la experiencia y del aprendizaje cultivado hasta el momento extraigo mi segunda conclusión: continuamos entre clanes y tribus.

Sexting

Concepto: “Sexting”

El Sexting es un anglicismo que se define como: el intercambio de imágenes sexuales entre dos personas a través del smartphone.

Según un reciente estudio publicado por la revista JAMA Pediatrics, un número considerable de jóvenes menores de 18 años participan o han participado en prácticas de sexting en algún momento; en concreto, según informa la revista, uno de cada siete (15%) envía material sensible y uno de cada cuatro (25%) recibe este tipo de material. Cabe indicar se corresponden al público adolescente. Pero, cada vez es más numeroso la entrada de pre-adolescentes (10-12 años) en esta práctica.

Algunos expertos motivan esta práctica bajo dos condicionantes; por un lado, por el incremento en el acceso a un smartphone por parte de los más jóvenes y por otro lado por el tiempo del que disponen de este instrumento para utilizarlo.

Los riesgos de esta práctica (sexting) son muy importantes: derecho a la intimidad, al honor y a la propia imagen. Y lo que es más importante, son víctimas potenciales para los depredadores sexuales. A veces incluso, nos encontramos con conductas humanas como la venganza, el abuso o el chantaje emocional o sexual que utilizan o puede utilizar como consecuencia de su locura personal.

¿Qué pueden hacer los padres o bien la sociedad para minimizar el riesgo de “sexting”? Pues, educar a los hijos/as (a la ciudadanía) en un uso responsable de la tecnología. Pero, por favor, que no se caiga en la prohibición fácil, no tiene ningún efecto, más bien al contrario. Si educamos a la ciudadanía en la línea de los riesgos y de las buenas prácticas, y paralelamente la gobernanza trabaja para aumentar la seguridad y la protección personal, conseguiremos un doble objetivo positivo para todos y todas.

Prohibir, inspeccionar o castigar son prácticas de corto recorrido y muy pocos efectivos positivos. Eduquemos!!! Y exijamos a la gobernanza impartir educación: uso responsable de la tecnología.

Blockchain. Bitcoin

El Bitcoin (tecnología Blockchain)

Hace unas semanas escribía un artículo sobre las criptomonedas y el Bitcoin. Era un artículo básico para entender la esencia de su creación y funcionamiento. Advertía que una de las amenazas era que el sistema financiero mundial no las acepta públicamente, aún. Semanas después del citado articulo, os tengo que decir que nos han dado una sorpresa mayúscula, la banca JP Morgan (EEUU), tres meses después de prohibir a sus empleados invertir en criptodivisas, acaba de publicar un informe que no solo las reconoce, sino que las recomienda como inversión.

Uno de los grandes problemas a los que se enfrenta la banca tradicional es la estructura tecnológica que sustenta las criptodivisas (cryptocurrency), el blockchain. Mucho mas segura, mas eficaz y mas eficiente. El desconocimiento profundo del blockchain es lo que condujo a JP Morgan a hacer un informe en septiembre, del Bitcoin, totalmente negativo. Ahora ha tenido que rectificar. La tecnología Blockchain (bloque de cadenas) ha llegado y solo es el principio, las posibilidades son enormes y su aplicabilidad irá en incremento. Muchas son las variables que refuerzan su potencialidad. En todos los sectores del mundo ya están investigando sobre ella.

Empresas como IBM, ya han creado sus propias escuelas de especialización blockchain para captar los primeros talentos de todo el mundo, pronto leeréis otras grandes que se sumaran a ello. La diferencia será la blockchain que utilizaran, me atrevo a aventurar que la banca tradicional utilizará muy pronto la blockchain privada para la emisión de pagos entre sus clientes. Os dirán que son mejoras tecnológicas, incluso os lo negarán, mientras tanto la cotización de las criptodivisas irá en aumento, la tecnología blockchain se irá implementando y los “smart contract” formaran parte de nuestra día a día.

 

VIA (Valores, Ideas y Actitud)

Valores, Ideas y Actitudes (VIA) tendría que ser, al margen del valor de su significado, el encuadre de acción de toda persona en sus acciones en el ámbito político.

Imaginad un proyecto político en el cuál la acción que se lleva a cabo está basada en una escala de Valores, en un programa de Ideas y en una coherencia de Actitudes. Esta forma de hacer política tiene que ser perfectamente imaginable y tiene que ser una exigencia irrenunciable.

Ahora, imaginad una sociedad comprometida con el mañana por encima del hoy, y una forma de hacer (de la sociedad) en beneficio del conjunto por encima del beneficio personal. Esta forma de hacer de la sociedad tiene que ser perfectamente imaginable y tiene que ser una exigencia irrenunciable.

Soy consciente que el idealismo político no es un camino real. Soy consciente, también, que el realismo político no es un camino ganador. Por consiguiente, el panorama actual es: ¡ni idealista, ni realista! ¡Qué desastre! Extraigo entonces una conclusión: En la actualidad un ganador/a (en política) se enmarca en una persona que gana el poder para dar respuesta al hoy con una gestión exitosa y personalizada de la oportunidad que meritoriamente ha conseguido. Hay excepciones, afortunadamente.

Hace cien años, los/as sufragistas del Reino Unido consiguieron el derecho a voto de la mujer. Un derecho que reclamaron con paneles que decían: “Deeds Not Words”, es decir, “Hechos y no palabras”. Fue el precedente para las democracias que vinieron después. Si nos auto exigimos como colectividad mejorar la sociedad que vivimos, lo conseguiremos. Si nos auto exigimos diseñar el futuro lo tendremos. Sino, continuaremos teniendo lo que tenemos. Y lo que será peor, no visualizaremos ningún proyecto de futuro ilusionante.

Deseo una política postmoderna con Valores, Ideas y Actitudes en beneficio de todos/as, con igualdad y equidad, por el hoy y por el mañana.

 

Feliz 2018

Dejamos atrás un año convulso políticamente. En mi opinión personal, en Aran se han abierto las puertas al debate, a la reflexión y tendremos que ir viendo si también a la política (ha brillado por su ausencia). Puede llegar a ser divertido ver en los próximos años hasta donde y que consecuencias tiene. Tristemente, cerramos este año 2017 con prisioneros políticos, derechos robados e instituciones intervenidas.

El 2018 tiene todos los ingredientes para que pueda ser incluso, mas intenso y apasionante que 2017. La sombra de 155 y del totalitarismo ha llegado para quedarse, el soberanismo tiene que aprovechar las dos victorias para acabar de articular la lectura diferenciada de la postmodernidad que tienen unos y otros. A nivel europeo, ya queda un año menos para presenciar la debacle de la actual conceptualización y estructura de la Unión Europea, y a nivel global ya nos podemos preparar para ver mas emergentes y menos occidentes.

A nivel social se incrementará el individualismo (la consecuencia de la metamorfosis del mundo). Mas desconexión generacional, más desigualdad, más nacionalismo y más negacionismo serán los ingredientes que nos ofrecerá este 2018. En caso de dudas en mis palabras, podéis hacer un ejercicio práctico. De los años de crecimiento que llevamos (en cifras oficiales), calculad si el vuestro (crecimiento personal) coincide con el que nos ofrecen. Del resultado anterior valorad, además, si los servicios públicos y las infraestructuras que recibís de este crecimiento se han incrementado en el mismo nivel que ofrecen. Si el resultado es dos negativos, el futuro depende de ti; si el resultado es un positivo y un negativo, eres ambicioso/sa; si los dos son positivos permíteme que te felicite. Sin excepción, os deseo a todas y todos, un feliz año 2018.