Categoría: Pensamiento

Nova Escola de pensament

Individualització i matemàtiques

 

A la finalització del segle XIX va néixer l’Escola Austríaca de pensament econòmic. És l’any 1871 quan Carl Menger, publica el llibre “Principis d’economia política“, aquest es convertí en un dels primers tractats econòmics contemporanis que presentà la teoria de la “utilitat marginal“.

L’Escola austríaca es basa en “l’individualisme metodològic“, concepte basat en el fet que els fenòmens socials resulten de les motivacions i accions dels individus.

Des de mitjans del segle XX, els economistes tradicionals han criticat l’escola austríaca moderna i consideren que la seva metodologia, que rebutja fer teoria econòmica des de models matemàtics, l’econometria i l’anàlisi macroeconòmics és lluny de l’economia convencional o bé, és “heterodoxa”.

Fugint d’entrar en la raó de part d’un debat històric, el que em sembla més interessant per aprofundir en el coneixement els canvis econòmics, socials, conductuals i sociopolítics que estan succeint al món en l’actualitat, és la simbiosi “individualització i matemàtiques”. 

Podria ser aquesta simbiosi, la base d’una nova escola de pensament econòmic on la suma d’aquests dos actius pogués explicar moltes variables avui fora de l’àmbit d’estudi, per entendre una mica millor el món.

Inclús, aquesta nova escola de pensament econòmic podria ser la base d’una nova conceptualització conductual al món i aportar elements de valor afegit per aconseguir allò que en Marcet en diu “la suma de las inteligencias” – humana i tecnològica- 

No és possible llegir el present, i crear instruments de desenvolupament personal de futur, si no som capaços de reflexionar sobre les variables i els indicadors que interpel·len un món accelerat i en constant canvi.

Blockchain i Criptomonedes – FECOM (Lleida)

Aquest matí, en el marc de la 2a Setmana Digital que organitza la FECOM-Lleida, he pogut parlar de la tecnologia Blockchain i de les Criptomonedes.

L’objectiu d’aquesta ha estat apropar les possibilitats, i les oportunitats que s’obren, de la tecnologia Blockchain, contextualitzar la Transformació Digital i com afecta ja al sector econòmic, financer, monetari i les relacions comercials i empresarials. Alhora fer una aproximació al perquè del Bitcoin i l’emergència de les criptomonedes i com interpretar el seu potencial en l’intercanvi i la inversió.

Podeu descarregar-vos el document de presentació i si teniu qualsevol dubte, pregunta o qualsevol altra resto a la teva disposició a info@alexmoga.cat

[Descarga no encontrada]

Llega la regulación europea de criptoactivos

     

Las instituciones europeas están dispuestas a dar un salto adelante en el sistema financiero y monetario europeo y ya tienen lista la propuesta de regulación de criptoactivos en el marco de la Unión Europea.

 Proposal for a Regulation of the European Parliament and of the Council on piloto regime for market infraestructuras based on distributed ledger technology (Texto with EEA relevance) (COM (2020) 594 final / 2020/0267 (COD)) (updated 28 April 2021 )

 

Si echamos un vistazo atrás, aún resuenan los gritos y el descrédito que todo el mundo dio al Bitcoin cuando comenzó a popularizarse. Aunque en la actualidad  aún cuenta con reticencias y barreras oficiales, el Bitcoin ha conseguido, entre multitud de hitos históricos, la existencia de criptoactivos y hacer emerger la tecnología que lo sustenta, la cadena de bloques o blockchain 

Hoy las principales entidades financieras, así como corporaciones privadas de todo el mundo, trabajan con esta tecnología de base mucho más rápida, segura, escalable y transparente que la estructura cliente-servidor.

La Comisión Europea sin saltarse el “savoir faire” político que la caracteriza, y que a la vez la hipoteca, ha situado en las agendas institucionales y estatales, la primera propuesta de regulación de criptoactivos bajo el título Marco de la UE para los criptoactivos

Llegado a este punto, uno podría pensar que estamos ante la más importante transformación del sistema financiero y monetario desde el acuerdo de Bretton Woods. La realidad sin embargo, es que todavía estamos lejos de este objetivo tan necesario como imprescindible. 

Esta propuesta de regulación solo se enmarca en criptoactivos stablecoin, es decir estables. Para decirlo con otras palabras, solamente regulará aquellos criptoactivos creados bajo la tutela de activos FIAT; institucionalizados, controlables y dominados.

La evidencia de esta afirmación se da con los cuatro objetivos generales que se plantean:

  1. Proporcionar seguridad y claridad jurídica para promover el desarrollo seguro de los criptoactivos y la utilización de la Tecnología de Registros Descentralizados (TRD) en los servicios financieros
  2. Incentivar la innovación y la competencia legal mediante la creación de un marco propicio para la emisión de criptoactivos y la prestación de servicios relacionados con los mismos.
  3. Garantizar un alto nivel de protección de los inversores y de los consumidores y de integridad en el mercado.
  4. Eliminar los riesgos para la estabilidad financiera y la política monetaria que podrían derivarse de una mayor utilización de los criptoactivos y de la TRD.

El ADN de la regulación que se presenta en la mencionada regulación, nos dice que tendrá un recorrido limitado, entre otros motivos por que excluye la esencia y los motivos de existencia de los principales criptoactivos como Bitcoin, Ethereum, Cardano, Polskadot y tantos otros, que son la base de una nueva escuela de economía mundial, la criptoeconómica.

Es criticable que esta regulación se proyecta en la defensa del statu quo, cuando la ciudadanía y los europeístas esperamos y deseamos que Europa lidere, iniciando un camino que nos aleje de la dependencia de los unos y los otros.

Asimismo, es loable la valentía de la Comisión Europea para hacer frente a una realidad que sobrepasa toda institución pública y organización política, pero la autoprotección suministrada en la norma que se trabaja, así como su corta mirada, no frenará la creciente confianza en Bitcoin como reserva de valor, no frenará la inversión creciente en Altcoins como Ethereum, ni la popularización de otros criptoactivos digitales que ofrecen intangibles de valor, y prestaciones tecnológicas innovadoras, que impulsan y tutelan la transformación digital. 

Una transformación, la digitalización, que la propia Comisión Europea impulsa, tutela y proyecta.

El win-win de la mediocridad

Todos caminamos hacia el anonimato, solo que los mediocres llegan un poco antesBorges

¡En una sociedad de blanco o negro, sin matices, la mediocridad gana, el talento pierde!

¡En una sociedad en la cual las personas pierden la empatía, la mediocridad gana, el talento pierde!

¡En una sociedad en que los relatos se ofrecen como verdades absolutas, la mediocridad gana, el talento pierde!

¡Una sociedad que glorifica la “dictadura” de Twitter empodera la mediocridad, el talento pierde!

¡En una sociedad en que la mediocridad se empodera como poder transversal, el talento pierde adeptos!

Cuando la mediocridad gana, cualquier relato suena bien, encorsetan y apartan el talento para su NO progreso, se genera así una sociedad que abraza los relatos que permiten empoderarse, a los mediocres, de su razón absoluta.

La victoria de la mediocridad comporta la entronación de valores superficiales, materialistas e hiperpersonalistas. Por el contrario, se van perdiendo los valores que impregnan sociedades de talento.

Con este arquetipo de sociedad nos alejamos del talento. Los liderazgos de esta sociedad emergen de decisiones construidas en la mediocridad, alejadas del talento. Las decisiones, de estos liderazgos, se originan en los focos de la victoria que lidera esa sociedad. Las consecuencias en el futuro, pues, son imprevisibles.

El lector, haciendo un ejercicio de sentido común, se puede preguntar ¿Y porqué el talento no gana a la mediocridad? El talento no hace postureo, el talento es empático, el talento se solidifica en criterios académicos, científicos, empíricos e innovadores con argumentaciones que van mucho más allá de lo que cabe en 140 caracteres. El talento invierte su tiempo, no lo pierde en una sociedad de postureo y mediocre. Sucede, entonces, que la mediocridad desdibuja a aquellas personas que amenazan su reinado.

Pero, y aquí el “win-win”, ¿cómo sabemos qué o quiénes forman parte de la mediocridad y qué o quiénes forman parte del talento? ¿Cómo podemos llegar a diferenciar tal situación, sí como he mencionado anteriormente, estamos empoderados de nuestro relato como verdad absoluta y liderados por la mediocridad?

Miguel Ángel Furones, en un su artículo titulado ¿por qué triunfan los mediocres?, en mi opinión acertadamente, traslada el presente de los mediocres a comportamientos que van más allá su labor no consiste tanto en prosperar como en evitar que otros prosperen. Una estrategia que le puede permitir incluso llegar a algún puesto de responsabilidad. Y una vez en el mismo, todo le resultará más fácil. Ya solo tiene crear un equipo formado por personas que jamás le hagan sombra”.

Y después de la gestión de su presente, yace la herencia que hace frente de manera obsesiva, y más perjudicial si cabe, “Esta obsesión puede alcanzar tal nivel de vileza que, en algunos casos, cuando dejan su puesto y eligen a un sucesor, aterrados ante la idea de que su mediocridad pueda quedar desenmascarada ante los aciertos del mismo, suelen nombrar a alguien más mediocre todavía”. 

Y por contradictorio que parezca, es y será el talento (skills), en sociedades avanzadas y líderes, quién lidera y liderará proyectos diferenciadores, innovadores y ganadores.

¡Reivindico ir más allá del ruido que nos rodea! profundicemos en aquel silencio que habla, y ejemplifica con sus logros la coherencia de sus palabras. O de otra manera, la prueba de hechos. 

 

Analfabetismo XXI

es el momento de volver a conceptualizar el significado de la palabra analfabetismo, como palanca de cambio y obligada aceptación, para afrontar con garantías de igualdad y equidad el desafío que plantea la Transformación Digital, para todos los pueblos del mundo Alex Moga

Hace unos días leí, en un magazine de ámbito estatal, un artículo que encuadraba el analfabetismo del siglo XXI en aprender, desaprender y re aprender. A diferencia de la óptica analítica del siglo pasado que lo circunscribía en saber leer y escribir. Con la voluntad de compartir una óptica personal ofrezco, humildemente, una visión de calle para y con la reflexión que se deriva del citado artículo leído.

La cuarta revolución industrial, que está en sus inicios, provoca la obligatoriedad de adaptarnos a la Transformación Digital sustentada en tecnologías que para la mayor parte de la sociedad aún son el futuro. Un error! nada más lejos de la realidad.

Consecuentemente, sin darnos cuenta, creamos muros de consecuencias importantes para uno mismo y, sobretodo, trascendentales para los más jóvenes. Una gran parte de la población adulta, con esta actitud y posicionamiento personal, se convierte en negacionista tecnológico e imposibilita ver, captar o desarrollar talento, instrumento vital e imprescindible para conseguir progreso a partir de ahora.

[ngg src=”galleries” ids=”5″ display=”basic_slideshow”]Muchos de los efectos reales de esta Transformación Digital ya los podemos ver o disfrutar, y muchas personas sufrir. Aquí van algunos ejemplos:

  1. Trabajo desde casa, seguramente conocéis muchos ejemplos.
  2. Las relaciones con el banco, los más tecnológicos pueden constatar como se han reducido sus visitas a entidades
  3. Las relaciones sociales, ¿cuantos de vosotros no utilizáis aplicaciones de mensajería instantánea?
  4. La nube, se gestionan multitud de aplicaciones de almacenamiento en la nube
  5. El distanciamiento con la cultura de la propiedad 
  6. Aplicaciones que facilitan relaciones sexuales. 
  7. El móvil se ha convertido en elemento imprescindible de nuestra cotidianeidad
  8. Televisión en streaming (plataformas como NETFLIX, HBO, AMAZON PRIME, FILMIN, etc)
  9. El ebook se convierte en elemento de lectura

Por no hablar de todos los cambios producidos en la economía productiva, a nivel organizativo, económico y relacional, a todos los niveles. Todo está en proceso de transformación! a excepción de la mayor parte de la sociedad, y ahí se haya el mayor problema.

[ngg src=”galleries” ids=”6″ display=”basic_slideshow”]Si les hablara de tecnologías como blockchain, inteligencia artificial, Internet de las cosas, Cloud computing o ciberseguridad, por mencionar las de mayor socialización en la actualidad, seguramente no continuarían leyendo este artículo. Si les mostrara ejemplos de la aplicación de estas tecnologías seguramente dejarían de leer este artículo. Si les detallara datos de como la generación X, los millenals o los centinals están entendiendo estas tecnologías no lo creerían.

[ngg src=”galleries” ids=”7″ display=”basic_slideshow”]Si escucharan a los mayores expertos del mundo explicar los efectos reales de estas tecnologías ya en la industria, en la economía primaria o en los servicios seguramente les sonaría lejos. Y tengo que decirles que esto es el presente, cada día más acelerado. El futuro será mucho más complejo.

Si entabláramos una conversación de tú a tú, reconocerían esta realidad pero, y al mismo tiempo, cuando finalizara, creo que, no habría conseguido convencerles para que sean activos y se sumen a la transformación digital de forma inmediata. Estoy seguro de que muchos de ustedes solo lo harían cuando les tocase de cerca o directamente. ¡Entonces mucho más difícil!

De esta conversación, concluiríamos que:

Son conscientes que se están produciendo grandes transformaciones,
son conscientes que estas tecnologías forman parte del hoy,
son conscientes que no están preparados y, sin saberlo,
crean muros para su autodefensa.
Adoptan la tesis de “cuando llegue, ya lo haré”

Mi preocupación no reside en sus muros, al fin y al cabo son responsables de sus decisiones. Mi verdadera preocupación es que esos muros se alargan hacia generaciones más jóvenes. Unas generaciones que tendrán que sobrevivir, en términos de oportunidad y desarrollo vital, una sociedad muy diferente a la que vivimos en la actualidad. Y entonces yo me pregunto, ¿cómo estamos preparando a los jóvenes para enfrentarse a tan grandes desafíos? ¿Cómo estamos contribuyendo para que los más jóvenes vivan mejor que nosotros? ¿qué les estamos ofreciendo para que visualicen optimismo?

[ngg src=”galleries” ids=”8″ display=”basic_slideshow”]De vuelta al motivo de este escrito, es imprescindible que aprendamos, a través de formación continua y adquiriendo aptitudes digitales, para educar, para ayudar, para acompañar y para adaptarnos. Desaprendamos, conscientes que todo está en proceso de transformación y consecuentemente todo cambia aceleradamente. Y, finalmente, re aprendamos para continuar educando, ayudando, acompañando y adaptándonos a sociedades cambiantes continuamente.

[ngg src=”galleries” ids=”9″ display=”basic_slideshow”]Todos poseemos un talento, y cuando digo todos quiero decir todos, es nuestra decisión y voluntad desarrollarlo y una obligación, humana, ayudar a que terceros lo desarrollen. Crear muros es un impedimento al progreso personal y colectivo, una barrera al mérito. Una fórmula para adaptarnos es “aprender, desaprender y re aprender”, esta depende de cada uno de nosotros.

El analfabetismo del siglo XXI no se circunscribirá al conocimiento, sino al talento. Ayudemos a que lo desarrollen o, en el peor de los casos, al menos no les ofrezcamos muros que les imposibiliten o impidan.